Evento

Otoño, época de volver a tomar cervezas artesanales

Después de un verano que no ha sido excesivamente caluroso excepto días salteados hoy ha empezado el otoño.

Para mi es mi estación favorita si pienso en la cerveza artesanal, en el mundo cervecero empezamos a cambiar esas lagers que solo cogemos para refrescarnos y nos adentramos en el mundo de sensaciones, donde se empieza a disfrutar verdaderamente de este producto.

El calor no es buen amigo de la artesanal, no solo la conservación que es fundamental, sino que el clima no da a lugar a disfrutarla y cuesta mucho beber algunos estilos. Me ha pasado que algunas cervezas que me gustan no estaban buenas o habían perdido esa calidad, creo que la temperatura es fundamental para disfrutar de ella.

Empieza a bajar la temperatura, algunas lluvias, el frío es leve y también es época de nuevos propósitos y nuevas metas como puede ser descubrir la cerveza artesanal. En octubre esta el evento más conocido de la cerveza el Oktoberfest, como cada año he preparado en casa un pequeño festival con cerveza y buena comida pero nada que lo que se disfruta en Munich y en noviembre llegan los santos, momentos de chimenea, calbotes (castañas asadas) y cerveza por supuesto.

 

 

Os aconsejo para este tiempo los siguientes estilos.

Las pumpkin ale estilo elaborado con calabaza y muchas especias, creo que es el estilo principal. Las brown ales son otro estilo que apetece mucho y las belgas. 

 

En otoño yo busco una cerveza que aporte tanto color, aroma y sabor, el completo. Que te vaya llenando la boca y calentando el cuerpo para los primeros fríos, con un sabor dulce ya que la calabaza no la soporta mi garganta pero las especias y ese toque licoroso si es muy apetecible.

Las maltas son fundamentales y con las apariciones de especias y aditivos como mieles o toques dulces las hacen muy buenas. Los lúpulos no son tan necesarios pero ayuda a que te invite a tomarla más tranquilo la cerveza en tu copa.

En apariencia desaparece el pálido o dorado y los colores son marrones o cobrizo te atraen. Los sabores son más equilibrado no llegando a ser muy potente ni alcohólico pero suelen aparecer sabores dulces, pan, galleta o nuez.

El final del trago es pleno, se empieza a finalizar la cerveza con toques licorosos o maltas tostadas.

 

Pasar de las insípidas lagers a las cervezas otoñales es un cambio muy fuerte. Las cervezas de otoño suelen ser cervezas con bastante cuerpo y una carbonatación entre baja y moderadamente alta.  Además, también pueden transmitir una sensación cálida, debido al contenido alcohólico, que no hace falta que sea muy elevado.

Y pronto el invierno, que rápido pasado. Disfrutar del momento y de la buena cerveza artesanal.

Deja un comentario