Evento

Reto #12meses12birras Orval

Seguimos con el reto de jardín del lúpulo en este mes de febrero el objetivo era Tomar una cerveza cuya receta lleve más de 20 años en el mercado y elegí la cerveza ORVAL desde 1070.

He elegido esta cerveza porque me había hablado muy bien de ella y tienen mucha razón los críticos de ser una de las mejores cervezas belgas, siendo trapense tiene mucho ganado.

Su historia nace en el monasterio de Orval (Bélgica) fundado en 1.070, desde su origen hasta 1926 paso por momentos bueno y otros malos como la destrucción de parte del mismo debido a la revolución frandesa. En 1.926 empieza a resurgir debido a que la familia Harenne compró las ruinas del monasterio, los monjes deciden volver a poner en marcha la fabricación de la cerveza para su uso personal pero también para la venta con el objetivo de mantener el monasterio e ir rehabitando zonas dañadas.

 

Existe una leyenda acerca del origen de esta cerveza. Según cuenta dicha leyenda, allá por el año 1076, la condesa Mathilde, soberana de la región y también duquesa de la Toscana, estaba disfrutando un día de campo, sentada en el borde de una fuente natural de aguas claras. Por un descuido, su anillo nupcial, recuerdo de su difunto marido, terminó cayendo al fondo de la fuente. Muy disgustada y desesperada por haber perdido esta joya, la condesa comenzó a rezar a la Virgen María con gran fervor. En ese instante, oportunamente apareció una trucha en la superficie del agua de la fuente, con el anillo en la boca, devolviéndole de esta forma la ansiada joya. Sorprendida, y agradecida, creyó que aquello fue un verdadero milagro, la soberana comenzó a gritar: “¡He aquí el anillo dorado que estaba buscando!, ¡Bendito sea el valle que me lo devolvió!, ¡A partir de ahora y para siempre, quiero que sea llamado Val d’or!” (el valle de oro), que dicho al revés es Or-val. El agua de la fuente todavía alimenta el monasterio y su cervecería.

 

Debida a esta leyenda, el símbolo de la cerveza Orval es una trucha asomándose a la superficie del agua con un anillo de oro en la boca, que podemos ver impresa en las chapas de las botellas.

El director actual de Orval afirma que los monjes tienen una visión a largo plazo y quieren utilizar los mejores equipos y medios de producción, para la elaboración de la cerveza. Precisamente la tradición trapense es utilizar siempre los equipos más sofisticados, alcanzando con ello un alto nivel de calidad que desean mantener.

Además Orval mantiene sus equipos en magníficas condiciones, como demuestra el brillo de sus calderas,  a pesar de ser de que algunas de ellas fueron fabricada en los años 30.

Marca: ORVAL
Tipo: Belgian Trapense
Web:  www.orval.be
Alcohol: 6,2 % 36 IBUS
Puntos Untappd (Max 5) 3,77 // 3,5 (nachsbeer)

 

Es de color ámbar oscuro con notas brillantes que llaman la atención, su espuma es perfecta como buena belga que es, es muy densa y duradera. El aroma es a hierbas – flores, es intenso y deja una sensación de complejidad que luego se demuestra en el primer trago. En boca es champagne o sidra para mi, de cuerpo medio y con toques ácido que la hacen ser compleja. El final es seco pero un buen retrogusto en boca.

 

Deja un comentario